En Vivo En vivo 🟠 SEÑAL ONLINE
Isabelina, la nueva mandarina sin semillas

Isabelina, la nueva mandarina sin semillas

Cooperativa Ciencia,

Tiempo de lectura: 2 minutos La nueva variedad surgió tras 15 años de investigación, logrando una variedad que además de no tener semilla es muy fácil de pelar y sustentable, lo que la convierte en un producto muy atractivo para el mercado exportador.

Comparte:

Los cítricos dulces se han convertido en un commodity muy demandado a nivel mundial. La naranja es el tercer frutal más producido en el mundo mientras que la mandarina es el quinto.

«Como el alto nivel de competitividad a nivel internacional exige cada vez estándares más altos de calidad, producción y sustentabilidad, dentro de las características de calidad se comenzó a exigir que las mandarinas no tuvieran semillas”, explica  Johanna Mártiz, experta en citricultura y mejoramientos de cítricos, e investigadora de la Facultad de Agronomía e Ingeniería Forestal UC que dio origen a la creación de Isabelina, la nueva variedad.

El proceso de mejoramiento de un cítrico no es sencillo, pues  para llegar a Isabelina se necesitaron 15 años de trabajo: “el programa empezó en 2007 con 10 mil plantas y después de 5 años llegamos a tener 400 plantas que ya comenzaban a parecer una nueva variedad”, explica sobre el proceso que llevaron a cabo con irradiación.

La creación de Isabelina

Lo primero que se hizo para crear a Isabelina fue elegir el material vegetal que se iba a mejorar. Esa decisión se tomó en conjunto con las empresas que participaron de la primera parte del programa. “Posteriormente, se realizó la irradiación, se hicieron las plantas y establecimos el bloque de evaluación. Para seleccionar tuvimos que cortar toda la fruta de cada árbol por 3 años, para ver si tenía o no semillas”, señala Mártiz.

“Si el primer año tenía semillas, se eliminaba. Si no tenía, el segundo año tenía que asegurarme que tampoco tenía semillas. Y después lo mismo el tercer año. Debíamos asegurarnos de que su característica seedless o low seed no era producto del azar ni por falta de polinización, sino debido a una característica propia de la planta”, detalla la investigadora.

Polinizar manualmente

Isabelina es una clementina tempranera que se cosecha a partir de abril dependiendo de la zona y que, a todo evento, tiene una probabilidad de semillas extremadamente baja, es decir, seedless. Bajo polinización forzada presenta un máximo de 0,5 semillas promedio por fruto, mientras que su “mamá” llega a 5 semillas promedio por fruto, con un máximo de 30 en las mismas condiciones. Además, es easypeeler o fácil de pelar.

“Las condiciones forzadas se refieren a polinizar manualmente las flores y tener el campo de prueba variedades que contaminan con polen. Es decir, podemos asegurar que ante todo evento, cada mandarina tendrá un máximo de 0.5 semillas, lo que es altamente competitivo”, comenta la investigadora.

Aprovechando el buen momento de las mandarinas, se proyecta un gran éxito de esta variedad en Chile y el mundo. “La idea es poder comercializarla lo antes posible en Chile, para ello ya estamos trabajando en el desarrollo técnico y la propagación y además queremos internacionalizarla a países productores de clementinas, como España o Sudáfrica”, explica Martiz.

Fuente: UC


Te puede interesar