En Vivo En vivo 🟠 SEÑAL ONLINE
La crisis climática pegará fuerte en las áreas de cultivo

La crisis climática pegará fuerte en las áreas de cultivo

Javiera Mateluna Cuadra,

Tiempo de lectura: 2 minutos Las áreas adecuadas para el cultivo de cinco tipos de árboles frutales caerá a casi la mitad en el Hemisferio Sur a finales de este siglo. Así lo alertó un reciente estudio que atribuye al cambio climático como el principal causante.

Comparte:

Los árboles frutales de zonas templadas juegan un rol importante en la diversificación de la dieta mundial. Estos proporcionan aceites comestibles y alimentos ricos en micronutrientes, energía y proteínas para la población. En los últimos años, sin embargo, ha existido una reducción de las zonas adecuadas para su cultivo, y el principal factor es el cambio climático.

Un estudio liderado por investigador del Centro de Cambio Global UC, Francisco Meza, analizó los efectos del cambio climático sobre la capacidad productiva de cinco cultivos frutales: el manzano, cerezo, almendro, olivo y uva de mesa. Todos ellos se caracterizan por tener una sensibilidad a los cambios de temperaturas durante su periodo de crecimiento, requiriendo condiciones específicas para su producción.

El académico de la Facultad de Agronomía UC resalta las consecuencias de este escenario para la economía: «La capacidad productiva en los lugares no es necesariamente sinónimo de que una especie no se desarrolle, pero sí que, en términos productivos, sus rendimientos van a ser menores a los que solían ser«.

Afecta a latitudes más altas

Según el estudio, hacia finales de este siglo (2081-2100), las áreas adecuadas disminuirán en más del 40% en el hemisferio sur en comparación con el periodo que va entre 1991 a 2010. Mientras que en el hemisferio norte, la idoneidad aumentaría entre un 20%, considerando un escenario más severo de cambio climático.

Esta diferencia se debe a que en el hemisferio norte hay mayor cantidad de tierra que en el sur. En un escenario de cambio climático, estas especies podrían desplazarse hacia latitudes o tierras más altas para mitigar sus efectos. En cambio, en el hemisferio sur es menor la cantidad de tierra para que puedan refugiarse.

«Nos dimos cuenta de que hay lugares que van a crecer en su aptitud productiva, como Norteamérica, Europa Occidental y Asia. Sin embargo, hay una reducción neta en la capacidad productiva del hemisferio sur«, señala Meza.

El doctor en Ciencias Atmosféricas advierte que las proyecciones del estudio están sujetas a las decisiones que se tomen en materia medioambiental: «Hablar de cambio climático severo, significa continuar con la vía de uso intensivo de combustibles fósiles, deforestaciones y perdida de biodiversidad. Yo esperaría que fuésemos capaces de alterar la trayectoria y no se hicieran reales estos escenarios».

Acceso al agua

Los resultados del estudio sugieren reestructurar la producción mundial de estos cultivos. En este sentido, los esfuerzos deben ir orientados al desarrollo de tecnologías que faciliten el acceso al agua para mantener la aptitud productiva de los territorios.

También, proponen invertir en programas de mejoramiento genético y biotecnología: «Es necesario comenzar a usar estas técnicas en variedades de especies que no están naturalmente adaptadas a las nuevas condiciones climáticas», señala Meza.

Una tercera medida es emplear técnicas que permitan el enfriamiento del dosel, como el uso de riego por aspersión y mallas para regular la radiación solar.


Te puede interesar