En Vivo En vivo 🟠 SEÑAL ONLINE
Bomba de Calor, una alternativa para reemplazar la leña

Bomba de Calor, una alternativa para reemplazar la leña

Javiera Mateluna Cuadra,

Tiempo de lectura: 3 minutos El docente de Ingeniería de la Universidad de Concepción, Adelqui Fissore, lideró un proyecto de calefacción con bomba de calor con tecnología Inverter. Éste abarcó 84 hogares, y sus resultados situaron a esta tecnología como más barata y menos contaminante que la leña, el pellet o la parafina.

Comparte:

Erradicar la contaminación provocada por material particulado es hasta ahora una batalla que ha sido enfrentada con diversas medidas pero que no han dado resultados al ritmo que se necesita. Sin embargo, y luego de años de investigación y trabajo en terreno, un grupo de profesionales de diferentes ámbitos, entre ellos, el doctor en Ciencias Aplicadas y docente Ingeniería Universidad de Concepción (UdeC), Adelqui Fissore, presentó una solución que asegura la eliminación de este problema.

Se trata de bombas de calor inverter en los domicilios, que tienen una inversión similar a la que se tiene con la calefacción a leña y con un costo de operación menor. Esta conclusión ha sido recientemente validada con un estudio en terreno que incluyó 84 hogares entre la región Metropolitana y Aysén.

Reemplazo de fuentes energéticas

En cifras del Ministerio del Medio Ambiente, la principal fuente responsable de las emisiones de material particulado (MP) 2,5 corresponde al uso de leña para calefacción en la zona sur-austral del país. La contaminación atmosférica es responsable de 4 mil muertes prematuras al año, y abordarlo traería beneficios de 8 mil millones de dólares al año.

La solución tecnológica que ahorra energía y descontamina fue parte del Piloto Nacional de Calefacción Eléctrica en la que desde la academia participó el docente de Ingeniería UdeC, Adelqui Fissore, la que implicó la instalación de equipos bombas de calor en remplazo de calefactores a leña.

“El Piloto duró dos años, lo comenzamos en pandemia. Fueron 84 casas entre La región Metropolitana y Aysén, se hicieron mediciones de habitabilidad y consumo energético durante un año usando leña y después un año usando bomba calor. Es lo más grande y preciso que se ha hecho en Chile en el tema”, destacó Fissore.

El investigador comentó que desde hace años que trabaja en el tema de la descontaminación. “Vimos que la solución para este problema era usar una bomba de calor, el primer piloto fue través del Instituto de Investigaciones Tecnológicas, IIT UdeC, en Los Ángeles, hace ocho años , hicimos un recambio de tres equipos. Hoy la conclusión para mí es que podemos eliminar el problema de material particulado con una inversión igual al calefactor a leña con un costo de operación menor. ¡Qué mejor!”, expresó.

¿Existen otras opciones para lograr la descontaminación?

La bomba de calor es el sistema con el más bajo costo de operación. El pellet, explicó, cuesta aproximadamente el doble, así como también cualquier otro combustible como el gas, el petróleo o la parafina que cuestan más del doble.

“Hay que notar que existen dos problemas ambientales diferentes e independientes. Uno es el material particulado y es el que estamos sufriendo más de cerca, pero también está el calentamiento global al que no se le da tanta importancia local, aunque los estragos que causa a nivel local y mundial son muy grandes. Todos estos combustibles fósiles generan gases que generan efecto invernadero, por lo tanto, la bomba calor con electricidad y paneles fotovoltaicos, es lo único realmente sustentable, porque no genera material particulado y tampoco gases de efecto invernadero”, puntualizó.

Fissore agregó que «también hay otras alternativas a futuro, una de ellas es el hidrógeno verde, pero no es una solución masiva para ahora. La solución propuesta en este seminario, esta lista para su uso hoy es factible técnica, económicamente y es un buen negocio que además hará a ahorrar dinero al consumidor”.

De igual manera, el doctor en Ciencias Aplicadas destacó que las tecnologías se han actualizado y con ello la eficiencia de los equipos. “Hace unos años la eficiencia de una bomba de calor era menor, por cada kilowatt eléctrico generaba un poco más de dos kilowatts térmicos y ahora genera más de cuatro, y eso hace que sea más barato que la leña incluso. Los costos de inversión todavía no están asentados, porque la inversión e instalación fue durante la pandemia con todo lo que ello implicaba”, mencionó.

El Piloto Nacional de Calefacción Eléctrica fue una colaboración público- privada financiado por la Agencia de Sustentabilidad Energética y la donación de equipos de distintas empresas.

Fuente: UdeC


Te puede interesar